El gato de Atala






Era un precioso animal, de patas largas, mirada dulce y tierno ronroneo. Jugueteaba con la falda de Atala; se paseaba por la casa, empinado en su rítmico andar, solo para que le viera y le obsequiara mil besos llenos de mimillas. Le encantaba echarse en las piernas de su ama cual niño mimado.

Pasados seis meses el minino había crecido, sus rasgos eran más bruscos, su ronroneo mas ronco, sus expresiones más fieras. Saltando como gacela acercase al pecho de su dueña clavando sus poderosas garras afiladas. En ese instante ella comprendió que el tierno animal ya no era un gato, se había convertido en un feroz tigre que le desafiaba en tono agresivo.


Comments

  1. Atala mirando, mirando, por los blogs, te he encontrado, y te leo. Este gatito es muy corriente, tanto como los lobos con piel de cordero.
    Un besito, soy yo Asun.

    ReplyDelete
  2. Asun, te he visto pero creo que ahora la configuración del blog es más fácil. Jamás pude responderte a tiempo.
    Si suele haber mucho de esté espécimen por allí dando lata, solo hay que tener buen calculo para desenmascarar.
    Un beso

    ReplyDelete
  3. Mi escritora de verdades, a veces lo que vemos no es el reflejo fiel de la realidad y cuando nos damos cuenta se crea una decepción.
    Tú sabes que a mí me encantan los gatos y los felinos en general; pero habrá que darle un castigo a ese malcriado.

    Un gusto leerte de nuevo.

    Sergesiyiptis de amoris

    ReplyDelete
  4. Srgesiyiptis, yo lo pensé y lo hice, una patada en el cuatro letras.

    un beso mi gatico

    ReplyDelete
  5. Eres un encanto Atala, un beso grande

    ReplyDelete
  6. Tu que eres un sol, siempre leyendo mis cositas.

    ReplyDelete
  7. Donde vive, aparte de en mi corazón la niña Atala? Supongo que estaras bien. Mi cariño y recuerdo.

    ReplyDelete

Post a Comment

espero les guste.

Popular posts from this blog

La Creatividad en la Educación